La nueva ortografía de la lengua española y un dilema para los profesores

Aprovecho esta instancia pública para compartir y quizá así juntos poder resolver una nueva duda.

La misma me surgió más o menos para el tiempo en que decidí tomar un curso y ponerme a estudiar metódicamente lo nuevo de la Ortografía de la lengua española (RAE, 2010).


Aquí va: ¿Qué deberíamos hacer los profesores al transcribir para nuestros alumnos un párrafo de un escritor publicado antes de la entrada en vigencia de las nuevas reglas?

En lo personal a menudo agrego párrafos literarios para mis alumnos, en los apuntes o en mi otro blog u otros textos, pero desde hace un tiempo dudo sobre cómo debería hacerlo...

Corregir/Modificar un párrafo de Vargas Llosa (el ejemplo es real, vean si no esta Entrada *), ¡no me animo!
Pero tampoco me convence tener que transcribir algo usando reglas diferentes de las actuales siendo que los lectores a los que mi cita va dirigida son estudiantes extranjeros no hispanohablantes, ¡quienes justamente están incorporando dichas reglas! **

Dejo la disyuntiva planteada...
¿Saben si hay "jurisprudencia" en el tema?

¿Qué hacen ustedes?  
¿Transcriben literalmente y ponen notas al pie "Antigua ortografía" o algo así? 
¿Actualizan el párrafo sin dudar, amparados (como hago yo a veces) en la idea del mal menor?
De verdad, me interesará conocer qué hacen ustedes en tales ocasiones.

Les dejo también un artículo aquí enlazado a quienes aún no hayan entrado en tema.

* Hay allí una tilde en lugar clave que según las nuevas reglas debería borrar.
** Lengua de escolarización.

3 comentarios:

  1. Lara Spezzapria17:58

    No me atrevería a cambiarlo. No creo que estemos facultados para hacerlo. Pero sí haría referencia en un una nota al pie explicitando que consulten la Nueva Ortografía para cerciorarse de los cambios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sí. Sí. Entiendo lo que decís, Lara. Y lo comparto. En un curso de Literatura destinado a alumnos hispanohablantes, no titubearía en hacer eso. Pero los míos, mis alumnos, están recién aprendiendo la lengua... Proponerles hacer un recorrido tal llevaría a que olvidaran rápidamente el gustito que, no sin gran esfuerzo ya, la lectura de la literatura les produjo.

    ResponderEliminar